Camarote Madrid: Un lugar al que volver y volver como dice la canción

¿Alemania?

¿Alemania?

Hay bares que deberían tener estrellas Michelin aunque, pensándolo bien, sería más acertado decir que hay bares que deberían ser Patrimonio Nacional: todos tenemos nuestros favoritos. Son aquellos que dejan poso y añoras cuando la distancia, las obligaciones o las circunstancias te impiden frecuentarlos con la asiduidad que desearías; son aquellos a los que volverías una y mil veces no por costumbre ni por rutina, sino porque en ellos has pasado algunos de los mejores momentos de tu vida.

En la ciudad de León hay varios de ellos, pero hoy comenzaremos con El Camarote Madrid, conocido popularmente como “el Madrid”, uno de los bares más visitados del barrio romántico o del Cid y uno de nuestros refugios en la capital leonesa: Cada vez que nos acercamos a León, hacemos lo posible por visitarlo.

Leo Harlem y Dani Delacámara con Teresa Bernal

Leo Harlem y Dani Delacámara con Teresa Bernal

El Camarote Madrid es una cervecería y bar de tapas, un poco atípico ya que la decoración, que va cambiando en función de fechas especiales (Semana Santa, Feria de Abril, San Isidro, Camarotefest, Navidad…) y su enorme barra circular, te avisa de que no estás en el típico bar leonés. Cuenta también con una pequeña zona de comedor al fondo del local donde hemos dado buena cuenta de los guisotes y otras especialidades del equipo de Javi Gómez, o “Javi Camarote” que además de una excelente persona es un perfecto anfitrión, al igual que Teresa Bernal, que con su simpatía y buen hacer siempre nos recibe con la mejor de sus sonrisas.

Para abrir boca, lo mejor es acodarse en la barra (mientras decides si comerás de raciones o te decantarás por un guiso, o ambas cosas a la vez) y tomarse una cervecita bien tirada, un vino de la Denominación de Origen Tierra de León, un Prieto Picudo, un rosado de Cigales o un blanco Albarín o un Verdejo.

Camarote Madrid

Camarote Madrid

Como sabéis, y si no lo sabéis os lo contamos, es costumbre, al igual que ocurre en Granada, Ávila o Almería, poner una tapa gratuita con la consumición. En el caso de El Camarote, dependiendo del día y la época del año, puede ser un reconfortante caldo o unas sopas de ajo, unas patatas fritas caseras, un salmorejo bien trabado o su popularísima paella.

Hay bares que deberían ser Patrimonio Nacional

Leo Harlem. Esto es mojar!!!

Leo Harlem. Esto es mojar!!!

Si sois varios, una buena opción es compartir algunas raciones que no son las típicas leonesas (aunque también se puede tomar una buena cecina, unas mollejas al ajillo, un picadillo o unos callos de los que quitan el sentido) sino más bien andaluzas: Un buen jamón de la Dehesa de Extremadura, unas almejas a la sartén, puntillitas, cazón en adobo, calamar fresco, tortillitas de camarón, mejillones al vapor, berberechos…de una calidad excepcional pues Javi se ocupa personalmente de seleccionar el mejor producto para sus clientes.

Otra posibilidad es sentarse en el comedor (muy demandado) y prepararse para disfrutar de alguno de los guisos y pucheros que no sólo te restauran el estómago sino que te concilian con el mundo, ya se trate de un cocido madrileño, de unas patatas con congrio, de un clásico potaje. Si aún te queda hueco, pídete un helado de nata artesano bañado con caramelo o con doble de caramelo como le gusta a Guillermo Felices.

Dani Delacámara experimentando nuevas sensaciones

Dani Delacámara experimentando nuevas sensaciones

Al finalizar la comida, observarás como la mesa se llena de miradas cómplices de satisfacción y sabrás que El Camarote Madrid te ha conquistado para siempre.

No podíamos acabar esta reseña sin comentar que en El Camarote Madrid, habitualmente hay exposiciones de pintura y fotografía lo que demuestra el compromiso de Javi con la cultura. En el 2013 instauró el Premio de Pintura camarote Madrid, en el que nuestro querido Leo Harlem, al igual que los componentes del grupo Café Quijano y Santi Rodríguez participan como padrinos de la muestra con una aportación económica.

Lo dicho, si vais a León, no dejéis de pasar por allí!

El Camarote Madrid
Calle Cervantes 8
24003 León
T. 987 232 121

¿Madrid?

¿Madrid?

Me tomaría dos de esto

Me tomaría dos de esto

Premios Camarote

Premios Camarote

El Lagar de Milagros: Un alto en el camino I

Bocata Rico

Bocata Rico

Son miles de kilómetros los que Cómicos ha hecho en la carretera. Sin exagerar, podríamos decir que, sumando los kilómetros, serían unas cuantas vueltas al mundo las que hemos hecho. No hay lugar en la península que no hayamos recorrido en coche y aunque ahora con el AVE viajamos menos por carretera, seguimos haciendo miles de kilómetros cada año.

Son muchos los restaurantes, ventas, bares de carretera y tugurios varios en los que nos hemos detenido a comer, descansar o estirar las piernas. Con el paso de los años, van quedando menos y se hace complicado encontrar lugares que merezcan la pena (hemos tenido experiencias buenas, malas y peores), pero aun así todavía se pueden encontrar sitios que merezcan la pena. En la guía de Cómicos, estos lugares también tienen su espacio.

Huevos fritos con morcilla

Huevos fritos con morcilla

Una de las carreteras por las que más transitamos de camino a la Rioja, Cantabria, Burgos o al País Vasco es la autovía de Burgos. De salida desde Madrid casi siempre paramos en el pueblo de Milagros, en El Lagar de Milagros y, de regreso, habitualmente en Landa a las afueras de Burgos (establecimiento del que hablaremos otro día).

Puede ser que paremos a desayunar, a almorzar -como le gusta decir a Leo-, a comer con todas las de la ley o a merendar; rara vez a cenar por cuestiones operativas.

Huevos con jamón

Huevos con jamón

Hoy os vamos a hablar de El Lagar de Milagros, uno de esos restaurantes de carretera en los que paramos a menudo y en el que por cuestiones de tiempo y porque hay que seguir la ruta no hacemos grandes comilonas ni nos damos habitualmente al lechazo churro, que por cierto es una de las especialidades de la casa.

Está situado en el kilómetro 146 de la autovía Madrid Burgos, tiene fácil acceso de entrada y salida desde la autovía, y cuenta con un buen espacio para aparcar.

La tienda de El Lagar de Milagros

La tienda de El Lagar de Milagros

El restaurante se divide en varios espacios y comedores y cuenta con una tienda en la que se pueden comprar diferentes viandas de la zona, una amplia variedad de vinos, dulces y cosas de la zona, en lugar de cd´s de Junco o los últimos éxitos de Los Amaya, algo que se agradece.

Cocina sencilla, fácil de preparar y rica, rica

Torreznos

Torreznos

Si vamos con prisa, nos acodamos en la barra y pedimos algún bocata hecho con la famosa torta de Aranda cocida en el horno de leña, con embutido, lomo con pimientos… o unos torreznos (que como dice Leo quitan el hipo) o un pincho de tortilla.

De vez en cuando, alguna rosquilla o uno de los dulces que allí se venden, o también un pan con aceite o mantequilla. Si disponemos de un poco más de tiempo, pasamos a uno de los salones y vamos casi a tiro hecho.

Torreznos de El lagar vía Iván

Torreznos de El lagar vía Iván

Casi siempre nos pedimos unos huevos fritos de corral acompañados bien de morcilla, crujiente y muy bien especiada, un picadillo de cerdo, jamón o lo que se tercie. Los huevos se sirven también con patatas fritas como las de antes, es decir, no industriales; unas ensaladitas con escabeches caseros como el de perdiz y ocasionalmente unas croquetas, unas mollejas o unas chuletillas de lechal, que pueden completar el menú si estamos con hambre. Para rematar, unas rosquillas con el café y un chupito de anís que le está prohibido, al igual que el resto del alcohol, al que lleva el coche.

Dependiendo del día y la hora, a veces el lugar es bullicioso y el servicio va un poco acelerado, pero hay que entender que en las horas punta también los comensales les podemos volver locos ya que se hace complicado servir a todo el mundo a la vez. Aun así, merece la pena hacer una paradita y restaurar el estómago con algunas de las especialidades de la cocina burgalesa y castellana.

Probadlo y luego nos contáis.

Os recordamos que ya hemos publicado lugares de Madrid, Barcelona y Vigo y os invitamos a que nos chivéis nuevos lugares. Todos los Cómicos y sus seguidores os lo agradeceremos.

El Lagar De Milagros
Dirección: Avenida de Castilla y León, 53, 09460 Milagros, Burgos
Teléfono:947 54 80 91

 

Leo y Sinacio

Leo y Sinacio

 

EL LAGAR DE MILAGROS

EL LAGAR DE MILAGROS

Casa Soutomayor: Calor de los pucheros, calor de la amistad

Apetece la Raya verdad

Apetece la Raya verdad

Hoy la guía de Cómicos nos lleva a Galicia.

Acabamos de terminar la actuación del espectáculo Leo Harlem y amigos en Vigo. Era bastante tarde y muchos lugares ya habían echado el cierre o estaban a punto de hacerlo. Si nos descuidábamos, no cenábamos y ese día no habíamos comido por cuestiones de viajes y otros compromisos.

Cuando no sabes adonde ir, lo mejor es preguntar. Y eso es lo que hicimos: Sinacio por un lado y Leo Harlem por otro preguntaban a los pocos transeúntes que nos encontramos.

Aquí ocurre todo

Aquí ocurre todo

Al final, a los dos les recomendaron un pequeño restaurante en el centro de Vigo que no se encontraba lejos del lugar en el que estábamos así que decidimos ir. La verdad es que nos sentimos muy cómodos, cuando a pesar de ser casi la hora de cierre de cocina, nos invitaron a sentarnos y nos dijeron que excepto algunas cosas que requerían más elaboración y tiempo podíamos cenar lo que quisiéramos.

Decidimos tapear y la verdad, acertamos. Tomamos unos calamares, que sabían a calamares, un pulpo muy bien preparado (como curiosidad os comentamos que a Leo le gusta comerlo con palillos), un poco de jamón, acompañado todo de un vinito.

Caldito reconstituyente

Caldito reconstituyente

Al finalizar la cena, estuvimos tomando unos orujos con José y, como se acercaba la Navidad, le compramos lotería (que por cierto, nos tocó). Pero a lo que vamos.

Casa Soutomayor es uno de esos lugares que se convierten en favoritos no solo por la comida y los precios sino también por la calidad humana de José y su equipo

Casa Soutomayor es el sueño de José Fernández, un gallego que emigró a Alemania y regresó para crear un restaurante que se caracteriza por la honestidad de una cocina que aúna en un mismo espacio lo mejor de la cocina tradicional gallega y alemana.

Cocido gallego

Cocido gallego

Decorado de forma tradicional, como un mesón, en su sala se pueden degustar algunas de las especialidades gallegas con sabor muy casero, como la empanada de Zorza, el caldo gallego (nos tomamos dos) o los fideos a la cazuela que entonan y reconfortan, el lacón con grelos o el cocido gallego que suele servir los miércoles a los que se pueden añadir los tradicionales postres gallegos para salir más que satisfecho. La lista es larga poniendo especial atención al producto de temporada y a la estación del año o fechas señaladas; como la morriña puede venir de cualquier sitio, José ha incorporado algunas especialidades alemanas a la carta como el Codillo asado que prepara los lunes como homenaje a ese país o la afamada ensalada de patata.

Codillo a la alemana

Codillo a la alemana

Casa Soutomayor es un restaurante vivo en el que se refleja el alma emprendedora de José a través de los diferentes menús y actividades que propone: tapeo y menú low cost, menús especiales, fechas señaladas como Navidad, Carnaval o San Valentín, o jornadas como las del Cerdo celta o las noches alemanas.

Casa Soutomayor es uno de esos lugares que se convierten en favoritos no solo por la comida y los precios sino también por la calidad humana de José y su equipo que te reciben y te atienden como si siempre hubieses sido un amigo de la familia uniendo al calor de los fogones el de la amistad: algo impagable en estos días.

Casa Soutomayor:
Manuel Núñez, 8
Vigo, Pontevedra
Teléfono: 986 229 547

Empanada de zorza rica rica

Empanada de zorza rica rica

José, en el centro con su equipo, leo y Pepe Cadavedo

José, en el centro con su equipo, leo y Pepe Cadavedo

Leo Harlem Casa Soutomayor

Leo Harlem Casa Soutomayor

La Cuina d’en Garriga: Más que un colmado, más que un restaurante

 

Para la segunda entrega de la Guía de Cómicos os proponemos uno de los últimos restaurantes que hemos conocido de forma accidental.

Lo descubrió Dani Delacámara este año cuando fuimos con la gira “¿Qué hay de Nuevo?” a Barcelona. A veces somos reticentes a sus sugerencias porque creemos que su pasión por el arroz y las croquetas le ciega, e inevitablemente acabaremos en un sitio de arroces o croquetas (que también nos gustan pero cada cosa en su momento).

Lo encontró por casualidad al estar bastante cerca del hotel en el que nos alojábamos y la verdad, después de haber comido un par de días allí, no podemos más que estar agradecidos.

Nada más traspasar la puerta ya sabes que vas a comer bien. Y lo sabes porque La Cuina d’en Garriga además de restaurante es un colmado, (o un colmado con restaurante) donde se pueden encontrar no sólo algunos de los mejores productos de la gastronomía catalana sino también de otros lugares.

El pan de payés, las frutas y verduras, los aceites, las conservas, los vinos, el queso, los embutidos que se exponen en la tienda ya te hacen salivar y anticipar el resultado. Cuando ves la decoración del local, con colores suaves, las mesas sencillas pero con detalles, y el amor y el orden que parece gobernar todo sabes que alguien que pone tanta pasión y amor en lo que hace no puede defraudar.

Lo han hecho muy bien sus propietarios Helena Garriga y Olivier Guilland. En su pequeño espacio han sabido mezclar todos los ingredientes necesarios para conseguir que la propuesta sea un éxito. En La Cuina d’en Garriga se unen con naturalidad la tradición y la vanguardia, la excelente selección del producto y materias primas con un trato amable y eficaz que siempre está dispuesto a asesorar y a agradar al comensal.

En los días que estuvimos en Barcelona el tiempo acompañó de tal manera que comimos siempre en la pequeña terraza y pudimos degustar varias de sus especialidades: La carta no es extensa pero muy apetecible.

Como entradas, que siempre acompañamos con Pan con Tomate, nos gustaron especialmente la Burrata, una de las más ricas que hemos probado; la Mortadela trufada, muy fina y bien cortada; la Tortilla de patata, sabrosa y diferente, las Anchoas, muy suaves de textura y el Pulpo a la plancha, cocinado en su punto.

En la Cuina d’en Garriga se unen con una naturalidad la tradición y la vanguardia, la excelente selección del producto y materias primas con un trato amable y eficaz que siempre está dispuesto a asesorar y a agradar al comensal

Muy recomendable los Huevos de Calaf estrellados, con embutido ibérico, butifarra negra o del Perol, al igual que la Ensalada de tomate; platos que recuerdan a sabores de otros tiempos, de cuando todo era más natural. El Steak Tartare, cortado a mano y bien especiado, es eso, un Steak Tartare y no uno de esos sucedáneos que preparan en otros sitios y que acaban por dar mala fama a un plato. Nos encantaron también las hamburguesas, hechas con Ternera de Girona y Secreto ibérico y los Macarrones Martelli, muy gustosos.

Para finalizar se puede compartir una tabla de quesos, donde están muy bien seleccionados, o bien elegir la tarta de limón, con un punto justo de acidez o la de chocolate negro con un ligero toque amargo.

Repetiremos seguro porque nos quedamos con ganas de probar alguna de las sugerencias de pescado y otros platos de temporada y repetir alguno de los que ya hemos probado acompañados de un buen vermut, unas cervezas artesanales o una de las muchas referencias de vinos que tiene la tienda y que se pueden degustar a un buen precio.

En definitiva, una agradable sorpresa a un precio razonable.

20120107_03

RESTAURANTE COUZAPIN: Mucho más que un asturiano

Ñam Ñam

Ñam Ñam

Iniciamos esta guía de restaurantes y lugares que nos molan con Couzapin, un restaurante asturiano situado en el barrio de Salamanca de Madrid, hermano del Carlos Tartiere – otra institución de la cocina asturiana en la capital – dirigido por los hermanos Carlos y Roberto Rubio que ponen toda la pasión del mundo para que disfrutemos de lo mejor de la cocina asturiana.

Y es que en Couzapin se va a comer bien, tanto en la barra (donde además de excelentes tapas, raciones y pinchos, se puede degustar la mejor sidra de Asturias escanciada de forma impecable por los camareros), como en los sobrios pero acogedores salones donde la atención y profesionalidad del personal de sala guía y asesora al comensal para que la experiencia de comer en Couzapin sea inolvidable: Te puedes volver loco cuando ves la carta porque está confeccionada de tal manera que todo es apetecible.

Asturias

Asturias

No es extraño, que Couzapin, sea el asturiano de Madrid preferido de Leo Harlem, al que acude con bastante asiduidad cuando su agenda se lo permite. De hecho, siempre nos está diciendo que a ver cuándo nos acercamos a comer una fabada o le hacemos un homenaje a los callos, al pescado o a la carne… a hacer un homenaje al “producto” como dice él.

La cocina del Couzapin es tradicional asturiana con algún toque vanguardista en la que también hay espacio para nuevas creaciones.

A la acertada selección de las extraordinarias materias primas cuyos propietarios seleccionan escrupulosamente, con especial atención al producto de temporada, y que son tratadas de forma sencilla para disfrutar al máximo, se une una amplia variedad de platos y preparaciones que satisfará a cualquier comensal: riquísimas y suaves las anchoas del cantábrico, muy finas las croquetas de jamón o las de cabrales, el pulpo y los chipirones cocinados a la perfección, sin olvidar los riquísimos callos a la asturiana, el chorizo a la sidra, o la sublime ensalada de ventresca con pimientos o tomate.

Roberto Rubio

Roberto Rubio

Mención aparte merecen las fabes, de cosecha propia, que son preparadas de diferentes maneras, o las suaves verdinas.

Los pescados, traídos de las mejores lonjas del cantábrico, destacan por su frescura: espectacular el rodaballo salvaje, el pixin de barriga negra o la merluza. Si eres carnívoro, tampoco saldrás defraudado. Si te gusta la carne roja, el entrecote o el lomo de vaca vieja te encantarán, y si te gusta una carne más rosada y con menos grasa, no debes dejar de probar la ternera Xata Roxa de los valles asturianos.

Te puedes volver loco cuando ves la carta porque está confeccionada de tal manera que todo es apetecible

Buena pieza

Buena pieza

No olvides dejar un pequeño hueco para los postres, especialmente para el arroz con leche porque está buenísimo, los quesos asturianos o los frixuelos, que no todos los asturianos de Madrid los preparan.

Como no podía ser de otra manera, el restaurante tiene una bodega en la que podrás encontrar la sidra, el vino,  el cava o el champagne que más se ajuste a tu paladar y tu presupuesto.

Couzapin es un restaurante ideal para ir en grupo y compartir la comida, para tener la oportunidad de probar varias cosas o elegir uno de los cuidados menús que preparan.

Rico, Rico

Rico, Rico

Podríamos contarte más cosas de Couzapin, pero lo mejor es que te acerques y disfrutes de toda la pasión que Roberto, Carlos y todo su equipo ponen para que quieras volver una y otra vez.

RESTAURANTE COUZAPIN
Calle de Menorca, 33, 28009 Madrid
914 00 93 55

 

 

 

Cómicos

Cómicos

Equipo de Cómicos con Roberto Rubio

Equipo de Cómicos con Roberto Rubio

Sergio, Guille y Dani

Sergio, Guille y Dani

Leo Harlem y Roberto

Leo Harlem y Roberto

Así se las gastan en Couzapin

Así se las gastan en Couzapin