Restaurante La Dolce Vita: Cocina de temporada y guisotes de toda la vida

¿A que apetece?

¿A que apetece?

En los últimos años hemos sido fieles a nuestra cita con Pamplona llenando todas las funciones programadas y, en estos dos últimos años hemos sido fieles al restaurante la Dolce Vita, un restaurante de comida tradicional, especializado en verduras de temporada y guisos, donde el producto fresco de temporada, la mano maestra de su cocinero Leo Bustos y la dirección de Alfredo Gutiérrez, hacen que se haya convertido en un referente culinario de la ciudad.

Ya habíamos conocido a Leo, su chef, un año antes cuando se encontraba en el Rincón de Chuchín, pero ignorábamos que ahora cocinaba en La Dolce Vita. Fue uno de los recepcionistas del Gran Hotel La Perla quien nos informó del cambio y nos indicó cómo llegar, lo cual no fue difícil porqué está a escasos metros del hotel en pleno centro, en la bella Plaza del Castillo.

Doble Leo, dobles cracks

Doble Leo, dobles cracks

Navarra es tierra de buenas verduras y siempre se agradece empezar con un buen plato de verduras, que en el caso de La Dolce Vita, están escandalosamente frescas, buenas y preparadas a la perfección ya sean cocidas, salteadas o en sala. Nos gustan los tirabeques, los guisantes de un verdor y sabor excepcional, el cardo en salsa, o el panaché de verduras en el que cada una de las verduras que lo componen tienen una textura y punto de cocción que al primer bocado quitaría mucha bobada a aquellos que dicen que la verdura ni en puré. Probad si podéis también la tortilla de alubia verde con jamón o la ensaladilla, que según Guillermo Felices está para comerse dos platos (en realidad dice que está que te “c….”, pero no quedaba bonito en el texto), o unos hongos, salteados, en revuelto,

Gallina en pepitoria

Gallina en pepitoria

con huevos estrellados…

Las verduras tienen una textura y punto de cocción que al primer bocado quitaría mucha bobada a aquellos que dicen que la verdura ni en puré

Si ya cuesta decidirse a la hora de elegir en el apartado verduras, Leo, el chef, tampoco te lo pone fácil, sobre todo si hay caza de temporada o le ha dado por preparar el día que vas unas deliciosas manitas de cerdo o unos callos a la madrileña estilo Leo que a nuestro Leo le vuelven loco. Difícil elección cuando sabes que con la gallina en pepitoria siempre triunfas. Si te gusta el pescado, el atún rojo te volverá loco.

La dolce Vita

La dolce Vita

Para rematar, un buen postre como el Brownie, un pastel vasco o si se prefiere algo más ligero, la naranja con canela, aceite de oliva y virutas de chocolate son una estupenda opción.

Si el restaurante está lleno, tenéis poco tiempo para comer o vais al aperitivo os recomendamos la barra donde podréis probar alguno de los pinchos que de vez en cuando cambian o unos huevos rotos con hongos o jamón o la terraza donde además, os podréis tomar un buen gin tonic.

Nos gusta la Dolce Vita, nos gusta por lo que se come, por el ambiente y por el excelente trato que dan a la gente que decide pasar por su casa a comer. Repetiremos sin duda.

RESTAURANTE LA DOLCE VITA
Plaza del Castillo 40 – Pamplona
948 22 00 36

LEO Y UN RICO PANACHÉ

LEO Y UN RICO PANACHÉ

Los famosos callos Leo

Los famosos callos Leo

Qué cara de satisfacción tiene Leo

Qué cara de satisfacción tiene Leo

Qué color y sabor

Qué color y sabor

Sinacio, Leo Harlem y Jerónimo Maesso con el equipo de la Dolce Vita

Sinacio, Leo Harlem y Jerónimo Maesso con el equipo de la Dolce Vita

Y qué decís de este atún rojo

Y qué decís de este atún rojo

Camarote Madrid: Un lugar al que volver y volver como dice la canción

¿Alemania?

¿Alemania?

Hay bares que deberían tener estrellas Michelin aunque, pensándolo bien, sería más acertado decir que hay bares que deberían ser Patrimonio Nacional: todos tenemos nuestros favoritos. Son aquellos que dejan poso y añoras cuando la distancia, las obligaciones o las circunstancias te impiden frecuentarlos con la asiduidad que desearías; son aquellos a los que volverías una y mil veces no por costumbre ni por rutina, sino porque en ellos has pasado algunos de los mejores momentos de tu vida.

En la ciudad de León hay varios de ellos, pero hoy comenzaremos con El Camarote Madrid, conocido popularmente como “el Madrid”, uno de los bares más visitados del barrio romántico o del Cid y uno de nuestros refugios en la capital leonesa: Cada vez que nos acercamos a León, hacemos lo posible por visitarlo.

Leo Harlem y Dani Delacámara con Teresa Bernal

Leo Harlem y Dani Delacámara con Teresa Bernal

El Camarote Madrid es una cervecería y bar de tapas, un poco atípico ya que la decoración, que va cambiando en función de fechas especiales (Semana Santa, Feria de Abril, San Isidro, Camarotefest, Navidad…) y su enorme barra circular, te avisa de que no estás en el típico bar leonés. Cuenta también con una pequeña zona de comedor al fondo del local donde hemos dado buena cuenta de los guisotes y otras especialidades del equipo de Javi Gómez, o “Javi Camarote” que además de una excelente persona es un perfecto anfitrión, al igual que Teresa Bernal, que con su simpatía y buen hacer siempre nos recibe con la mejor de sus sonrisas.

Para abrir boca, lo mejor es acodarse en la barra (mientras decides si comerás de raciones o te decantarás por un guiso, o ambas cosas a la vez) y tomarse una cervecita bien tirada, un vino de la Denominación de Origen Tierra de León, un Prieto Picudo, un rosado de Cigales o un blanco Albarín o un Verdejo.

Camarote Madrid

Camarote Madrid

Como sabéis, y si no lo sabéis os lo contamos, es costumbre, al igual que ocurre en Granada, Ávila o Almería, poner una tapa gratuita con la consumición. En el caso de El Camarote, dependiendo del día y la época del año, puede ser un reconfortante caldo o unas sopas de ajo, unas patatas fritas caseras, un salmorejo bien trabado o su popularísima paella.

Hay bares que deberían ser Patrimonio Nacional

Leo Harlem. Esto es mojar!!!

Leo Harlem. Esto es mojar!!!

Si sois varios, una buena opción es compartir algunas raciones que no son las típicas leonesas (aunque también se puede tomar una buena cecina, unas mollejas al ajillo, un picadillo o unos callos de los que quitan el sentido) sino más bien andaluzas: Un buen jamón de la Dehesa de Extremadura, unas almejas a la sartén, puntillitas, cazón en adobo, calamar fresco, tortillitas de camarón, mejillones al vapor, berberechos…de una calidad excepcional pues Javi se ocupa personalmente de seleccionar el mejor producto para sus clientes.

Otra posibilidad es sentarse en el comedor (muy demandado) y prepararse para disfrutar de alguno de los guisos y pucheros que no sólo te restauran el estómago sino que te concilian con el mundo, ya se trate de un cocido madrileño, de unas patatas con congrio, de un clásico potaje. Si aún te queda hueco, pídete un helado de nata artesano bañado con caramelo o con doble de caramelo como le gusta a Guillermo Felices.

Dani Delacámara experimentando nuevas sensaciones

Dani Delacámara experimentando nuevas sensaciones

Al finalizar la comida, observarás como la mesa se llena de miradas cómplices de satisfacción y sabrás que El Camarote Madrid te ha conquistado para siempre.

No podíamos acabar esta reseña sin comentar que en El Camarote Madrid, habitualmente hay exposiciones de pintura y fotografía lo que demuestra el compromiso de Javi con la cultura. En el 2013 instauró el Premio de Pintura camarote Madrid, en el que nuestro querido Leo Harlem, al igual que los componentes del grupo Café Quijano y Santi Rodríguez participan como padrinos de la muestra con una aportación económica.

Lo dicho, si vais a León, no dejéis de pasar por allí!

El Camarote Madrid
Calle Cervantes 8
24003 León
T. 987 232 121

¿Madrid?

¿Madrid?

Me tomaría dos de esto

Me tomaría dos de esto

Premios Camarote

Premios Camarote